Paises

Disturbios en la residencia universitaria Salvador Allende: “Esto nunca había pasado”

Las autoridades cubanas se vieron obligadas a actuar para mantener el orden. Foto: Junio Bokaka/Facebook

Los únicos uniformes a los que están acostumbrados los vecinos de calle 3 en Altahabana son las batas de los estudiantes de medicina y el rojo y blanco de la primaria.

Cada día cientos de niños y jóvenes suben o bajan de la Avenida Boyeros por la esquina de la Fábrica de Cigarros. La escuela primaria República Popular de Angola está a menos de 200 metros y la entrada principal de la residencia estudiantil Salvador Allende da también a la calle 3.

La presencia este lunes de un amplio despliegue policial tomó a los vecinos por sorpresa.

“Esto aquí nunca había pasado”, refiere Ana, quien lleva más de 30 años viviendo frente por frente a los edificios de la beca estudiantil.

Un grupo de becarios de la República del Congo, quienes cursan estudios en la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana, iniciaron la semana pasada una protesta para exigir el pago del estipendio por parte de las autoridades de su país.

El Ministerio de Educación Superior congolés está atrasado 27 meses en el pago del estipendio, según alega la página de Facebook “Je Ne Rentre Pas Sans Mon Diplome” (No me voy sin mi diploma)”, fundada por algunos estudiantes en diciembre del año pasado para exigir una respuesta.

Recientemente tuvieron una reunión con el cuerpo diplomático de su país, pero rechazaron la oferta de recibir el pago de solo seis meses.

“Después de una propuesta indecente y burlona por parte del estado congoleño de pagar 6 meses en lugar de los 27 meses impagados, la huelga continúa”, escribió en las redes sociales, Junior Bokaka, uno de los estudiantes congoleños.“Los 27 meses o regresamos al Congo”.

Pero lo que habían sido manifestaciones pacíficas durante los días anteriores cambiaron de tono el pasado lunes.

“Los incidentes adquirieron formas violentas, lo que requirió la intervención de las fuerzas del orden público, que han estado protegiendo las residencias estudiantiles donde los becarios se encuentran”, refiere una nota del Ministerio de Salud Pública sobre lo acontecido.

Fuentes cercanas y testigos de los hechos refieren que algunos estudiantes lanzaron piedras, dañaron inmobiliario de la residencia y agredieron a los oficiales de la PNR. Los violentos también presionaron a sus compañeros que no querían formar parte de las protestas y evitaron que pudieran asistir a clases. 

“Por ahí (la residencia estudiantil Salvador Allende) han pasado estudiantes de Brasil, de Centroamérica, África y hasta de Medio Oriente, pero nunca pasó algo como esto”, insiste Ana, la vecina. “Nosotros veíamos lo que sucedía, pero no entendíamos”.

Aunque los estudiantes insisten en que sus reclamos no tienen que ver con Cuba, algunas de sus publicaciones en redes sociales hacen referencia a problemas con las condiciones de la beca, en especial la alimentación.

En la residencia Salvador Allende están alojados en estos momentos estudiantes de diferentes regiones de África, no solo el Congo. También hay de Sudáfrica, Angola y Chad.

Según datos del Minsap, la instalación fue fundada en 1984 y cuenta con dos edificos con capacidad de 384 estudiantes. Cada edificio tiene 4 plantas, cada planta 8 área de 2 cuartos con 12 capacidades cada uno.

Un joven angolano, que prefirió el anonimato, dijo a Cubadebate que las condiciones varían entre los distintos países, de acuerdo al apoyo que reciben de su país.

La escuela garantiza lo básico, alojamiento y alimentación, refirió, aunque siempre hay quien viene acostumbrado a otro tipo de comida y no se adapta. “Pero lo más importante es estudiar y obtener el título”.

Armel Mbollo, graduado de Medicina en Cuba en los años 90 del siglo pasado, se dirigió a los estudiantes congoleños en Facebook:

“Terminé mis estudios en pleno periodos especial. Comíamos arroz y sopa de arroz. El desayuno era un pequeño trozo de pan con agua dulce (…). Es cierto que estábamos mejor preparados que ustedes porque crecimos allí. Pero nunca se podía pensar hacer este triste espectáculo. Hay que respetar las leyes y la cultura del país que le da la bienvenida”.

“Ellos tienen derecho a exigir su estipendio pero lo están haciendo del modo incorrecto”, dijo vía electrónica a Cubadebate Mbollo, quien llegó a Cuba con cerca de 12 de años como parte de un programa para formar cuadros profesionales desde la secundaria hasta la universidad.

Miles de estudiantes africanos se graduaron en la mayor de las Antillas como parte de esa modalidad.

“Nosotros somos de la vieja generación,  muchos inclusos ya somos funcionarios en el Congo”, refirió.

Mbollo considera que el gobierno de su país envío a cientos de estudiantes a formarse en Cuba en un buen momento económico, pero la reducción en los precios internacionales del petróleo ha impactado en en las finanzas del país.

Además, los jóvenes de ahora no recibieron suficiente información sobre las condiciones de sus estudios en Cuba.

El consejo que les da a sus compatriotas es que “no exageren, que se pongan a estudiar primero”.

“La vida en Cuba no es un pastel, pero es una buena experiencia como persona y como en la vida”, dijo.

Las autoridades cubanas reiteraron su “compromiso solidario en la formación de profesionales y técnicos de todos aquellos países que lo requieran, especialmente del continente africano”.

Pero señalaron que “tales indisciplinas no serán permitidas y se adoptarán las medidas pertinentes en correspondencia con la legislación vigente en nuestro país”.

Según pudo comprobar Cubadebate, la residencia estudiantil funcionaba con normalidad en la mañana de este martes, aunque se mantenía la presencia de las fuerza del orden para garantizar la seguridad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *